Consejos para comer fuera de casa con niños {restaurante, fast food y self service}

Las salidas con la familia son algo habitual en la vida de los niños: un fin de semana de viaje, una salida de excursión, las fiestas de cumpleaños o las celebraciones familiares. Generalmente todas ellas conllevan comer fuera de casa (restaurante, buffet, fast food o tapeo), por lo que te propongo una serie de recomendaciones para hacer elecciones más saludables y que tu hijo adopte unos buenos hábitos.





La comida es siempre una fuente de energía -como dice mi libro de Ciencias Naturales-, aunque para mí, que tengo 12 años, salir a comer fuera de casa se convierte en un placer, porque es divertido y las reglas de alimentación son más laxas.

A pesar de que mis padres insisten en que debo vigilar los platos y bebidas que elijo cuando visitamos cualquier restaurante, fast food o buffet, al final, siempre acabamos "negociando" mi elección. Si escojo patatas fritas, entonces pescado o carne a la plancha; si escojo refresco, entonces fruta de postre; si pido hamburguesa irá acompañada de tomates, y así un sin fin de combinaciones.


Sea cual sea la fórmula que le permitas a tu hijo, vigila las grasas saturadas, los azúcares y la sal.



CONSEJOS EN EL RESTAURANTE


Comer en el restaurante es totalmente compatible con una elección saludable, dice mi madre, aunque debo confesar que a mí me encanta probar cosas que no tomo habitualmente y que, desgraciadamente, son fritas, rebozadas y nada recomendables. La mayoría de ellas no pasan el filtro de mis padres, pero muy esporádicamente la reglas se rompen y yo me aprovecho.

Cada vez es más común ver que hay menús para alérgicos o intolerantes, y sobretodo cartas que indican si los platos contienen gluten, lactosa o son aptos para vegetarianos. La ley ha ayudado mucho en este sentido.

También en muchos restaurantes hay "menú infantil", pero si os soy sincero la gran mayoría ofrecen poca variedad, son poco originales y menos saludables, así que yo prefiero un plato "de mayores" donde puedo escoger, por ejemplo, una fabada.

Mi madre siempre me aconseja que el plato que elija tenga los 3 grupos de alimentos, juntos en un plato combinado o por separado, atendiendo a lo que ella también escoge:

1. Hidratos de carbono (arroz, pasta, patatas o pan)
2. Verduras y/o hortalizas (crudas como ensaladas o cocidas)
3. Proteína (carne, pescado, huevo o legumbre)


Mi padre, aprovecha siempre la ocasión para pedir cosas nuevas, probarlas, conocerlas, experimentarlas y promover el conocimiento de nuevos productos. Sobre todo si viajamos fuera de nuestro entorno.

¿Qué pasa con las salsas? Restricción. Un sobre de kétchup máximo. Aceite de oliva mejor que cualquier otro y el resto de salsas a evitar siempre.

¿Qué hay de las cantidades? Es mejor preguntar al camarero sobre cada ración, él me aconsejará, según mi edad, si es preferible media ración o el plato completo.

¿Qué pedir de postre? Un helado es aceptable esporádicamente, incluso un trozo de pastel. Pero lo ideal es pedir una fruta o combinar helado con fruta, macedonia, batido natural de frutas o un helado de leche.

Para beber, agua. Considerada la mejor bebida y, si pido un refresco, al acabarse, hay que seguir con agua.



RECOMENDACIONES EN EL FAST FOOD

Cuando voy al centro comercial, siempre intento que vayamos allí, su comida es muy popular pero muy poco saludable, lamentablemente. Siempre están llenos ¿por qué será? porque son blandos y baratos, dice mi madre, aunque luego añade "para dentro" que sin embargo a la larga salgan caros.

Los consejos aquí son claros:
1. No abusar de comer en estos establecimientos
2. Tomar ensalada o tomates con la hamburguesa, en lugar de patatas
3. Si se eligen patatas, mejor una ración pequeña
4. En función de las anteriores elecciones, pedir de postre un zumo natural o manzana
5. No tomar refresco, beber agua



CONSEJOS EN EL SELF SERVICE

Este tipo de establecimiento es muy común encontrarlo cuando salimos de viaje y nos hospedamos en hoteles. A mí me encantan, pero también me aturden y desbordan. Por lo tanto lo mejor es seguir estas pautas:

1. Revisar primero todo lo que nos ofrece el autoservicio antes de elegir nada. Normalmente las opciones menos saludables están al principio y, sin embargo, al hacer este primer acercamiento me permite saber qué platos son de mi gusto y, con mis padres, poder orientarme hacia lo más saludable.

2. Cuidar las cantidades. Es fácil que ante tanta variedad de comida cargue mi plato sin tener en cuenta que soy un niño. Recuérdame, antes de empezar, que puedo elegir entre dos estrategias: elegir un primer plato de entrante (ensalada, verdura, hidratos ...), y después un segundo plato con proteína y/o legumbres. O bien, tomar un plato combinado con los 3 principales grupos alimentarios recomendables.

3. Aprovechar la ocasión para conocer nuevos alimentos locales, nuevas formas de cocinar, ayudar a pensar y a controlar las cantidades.

4. Para beber inclinarse hacia el agua en lugar de refrescos azucarados, especialmente si después tomamos postre.

5. En el postre mejor elegir una pieza de fruta, macedonia, o helado de leche.


Consejo para padres: Ofrécele a tu hijo la ocasión de que controle su elección. Trasmítele que se trata de productos para ocasiones especiales, no para cada día. La mejor actitud que puedes tener es enseñar con el ejemplo.


Comentarios

  1. ¡Hola!
    Totalmente de acuerdo, siempre he intentado hacerlo. Si vamos a salir a comer fuera solo un día podemos hacer excepciones, pero si nos vemos de vacaciones 15 días, por ejemplo, no podemos tener a los niños comiendo mal todo ese tiempo.
    Besos y gracias por los tips.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La excepción lo es cuando es extraordinaria, por lo tanto ese día es especial. Pero a diario hay que marcar unas pautas y regirnos por el sentido común. Ni todos los días lentejas, ni todos hamburguesas, no?
      Un abrazo!

      Eliminar
  2. Buen post! Totalmente de acuerdo. En el caso del sef-service/buffet, como Hugo haya salido a su abuelo, me veo picoteando todo el día y probando T-O-D-A-S las cosas ricas que hay... jaja.
    Besos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pués en las comidas tiene muy bien limitado su autocontrol. No así con los desayunos buffet. Recuerdo la primera vez que fue consciente del buffet de desayuno y se le fueron los ojos a la bollería ... creo que aquel día fue el más feliz e inolvidable de todos los tiempos por poder comerse un donut consciente de lo extraordinario del momento, jajaja.
      Besos!!!

      Eliminar
  3. Un post muy útil aunque creo que no es aplicable solo en los niños. A veces nos obsesionamos con que ellos coman sano pero parece que nosotros no tenemos que aplicarnos nada de esto (que no lo digo por tí que se ve que no es el caso) y claro, los pobres críos piensan que les tomamos el pelo y no es para menos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el ejemplo es primordial porque sino el discurso no será creíble. El niño aprende más de los actos de los padres que de las palabras, que muchas veces ni acaban de escuchar. En todos los sentidos de la educación. Somos su referente, sus ídolos. No podemos olvidarlo :)

      Eliminar
  4. Tu madre sí que sabe Hugo! pero, por lo que veo, creo que te cuidas bien si es que eliges una fabada cuando tienes ocasión. Tienes suerte de tener una madre que te va orientando para que, cuando seas mayor, no termines con problemas de salud.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wowwww es que una fabada o unos callos no pueden compararse a ninguna otra comida. Es equilibrada, plato único y saludable, pero eso sí, hay que moderarse, no repetir y mojar poco pan -lo justo para disfrutarla-. Con el tiempo espero no cambiar de opinión.

      Eliminar
  5. Hugo, creo que estas recomendaciones me las tendría que apuntar pero para mí. Soy de las que cuándo come fuera aprovecha para no comer ensaladas ni verdura, que es lo que como más en casa jiji Lo hago mal, lo sé... ¿pero habrá que darse el placer no?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, yo también lo hago y elijo cosas que no tomo en casa. Lo importante, dice mi madre, es tomarlo combinándolo con otras elecciones más saludables. Por ejemplo, me pirra la hamburguesa del fast food, pero para acompañarla elijo los tomates cherries y la manzana de postre. El día que quiero patatas fritas en el restaurante, pués elijo pescado a la plancha o carne a la plancha en lugar de rebozada. Es cuestión de no dejar de lado los placeres pero sin perder de vista lo saludable.

      Eliminar

Publicar un comentario

Entradas populares